Seguros Guayana

¿Cuándo y cómo nació Seguros Guayana?

Seguros Guayana nació hace 28 años como una respuesta a las necesidades de una zona que reclamaba la presencia de una compañía de seguros regional que pudiera manifestarse con rapidez respecto a sus exigencias de seguros, bien sea dando el respaldo a los bienes patrimoniales de las nuevas empresas que estaban formando ese gran aglomerado industrial denominado Zona del Hierro, como en la emisión inmediata de fianzas y pólizas de hospitalización.

¿Qué respuesta obtuvo Seguros Guayana de la colectividad empresarial?

Optima. Muchos empresarios aceptaron el pequeño paquete de acciones ofertado por el Grupo Orinoco, fundador de la empresa, involucrándose totalmente y formando un pequeño mercado cautivo que fue, en definitiva, lo que empujó hacia adelante la nueva
compañía de seguros.

Actualmente hay un nuevo grupo económico que maneja todo el paquete accionario de Seguros Guayana.

¿Cuál fue el motivo que involucró a unos empresarios de la construcción a introducirse en el mundo del Seguro?

Realmente si alguien ve el negocio de la Construcción desde afuera pudiese pensar que nada tiene que ver con la actividad del Seguro, pero si lo analizamos desde adentro nos damos cuenta que para una empresa constructora es tan importante tener el respaldo de un buen equipo de maquinarias como el respaldo de una compañía de seguros. Sin los equipos adecuados no se construye una Obra, pero sin seguros y fianzas no se obtiene la Buena Pro para ejecutarla.

¿Y la compra de las acciones?

Esto fue una coincidencia en el tiempo. En una de las peores crisis que afectó al sector “seguros”, el Grupo Orinoco decide fundir en una sola empresa a Seguros La Continental con Seguros Guayana, pasando esta última al nivel de sucursal de la nueva firma y perdiendo, por lo tanto, su condición privilegiada de entidad regional. Todos los esfuerzos de unos empresarios guayaneses, para mantener una institución regional, se iban a volatizar por la decisión tomada en Caracas por los accionistas mayoritarios. En vista de que el aviso de la fusión iba acompañado de una propuesta del tipo “o vendes o
compras” y el momento era, para los constructores, inmejorable (eso fue antes de la crisis del Banco Latino), cuatro accionistas minoritarios, amigos y ligados todos ellos a la industria de la construcción, para no perder una entidad regional a la cual habían dado por veinte años el máximo apoyo, decidieron acogerse a la alternativa de comprar, adquiriendo al Grupo Orinoco la totalidad de sus acciones. Fue una decisión tomada más con el corazón que con el cerebro. Pero no nos quejamos de ella.

Usted es, actualmente, el Presidente Ejecutivo de Seguros Guayana, ¿cuál fue el motivo para dejar la Construcción y navegar por el mundo del Seguro?

Como ustedes bien saben, 1992 y 1993 fueron años terribles para las empresas de seguros en Venezuela, y Seguros Guayana no se había escapado de esa debacle. Nos dimos cuenta que era una necesidad primordial reformar los cuadros administrativos y operativos que se mantenían iguales que en las anteriores épocas de bonanza. Ese fue
un trabajo más administrativo que técnico y para mí, que me muevo en esa área, no fue problemático el saneamiento de la compañía, ya que esos tipos de ajustes son similares en cualquier empresa. Además inyectamos nuevos capitales para reforzar nuestras reservas y con esto se finalizó el capítulo de “reestructuración”.

Muy bien, reforzaron administrativamente y financieramente la compañía, ¿y después?

Después le cogimos el gusto al “seguro”. Se contrataron técnicos de primera línea, tanto en los ramos patrimoniales y de personas, cuanto en las áreas de reaseguro y de fianzas. A los gerentes se les dio más autonomía y responsabilidad exigiéndoles en cambio resultados positivos a finales de año. Se reestructuró la Junta Directiva dándole
entrada a personas ligadas a la Industria de la Construcción, a la Industria Automotriz y a la Industria Agropecuaria. También tenemos directores vinculados a la Banca, a las Finanzas, a las Relaciones Públicas, a la Industria Inmobiliaria y, desde luego, a la rama del Seguro. Tenemos una vicepresidencia que maneja, a muy alto nivel, las relaciones institucionales de la empresa; otra que se responsabiliza de la apertura de sucursales en todo el territorio nacional, y otra que se encarga de los nuevos productos (HCM, Vida y Pensiones) a lanzarse próximamente al mercado. La vicepresidencia del área de Fianzas es manejada por una persona de reconocida capacidad nacional e internacional que puede dar, a cualquier nivel, una respuesta oportuna y eficaz.

¿Cómo manejan ustedes la sucursal de Caracas?

La apertura de nuestras nuevas oficinas ubicadas en el piso 13 y 15 del Centro Lido, demuestran en forma fehaciente, la importancia que le damos a esa Sucursal. Se maneja a través de una Vicepresidencia y es, por lo tanto, autónoma en lo que se refiere a contrataciones y acuerdos, así como en el manejo administrativo, en la emisión de
pólizas y pago de siniestros. Igualmente está capacitada para negociar con productores, intermediarios y reaseguradores. Nosotros, desde la Oficina Principal ubicada en Ciudad Guayana, damos las políticas a seguir y supervisamos toda operación técnica y administrativa de la Sucursal.

Claro está, también le brindamos todo el apoyo que necesite para cumplir con su misión, bien sea a nivel técnico como a nivel administrativo.

¿Cuáles son las metas de Seguros Guayana a corto y mediano plazo?

No me gusta hablar de metas. Prefiero hablar de planes. Por el momento nuestros esfuerzos están dirigidos a hacer sentir la presencia de Seguros Guayana en todo el territorio nacional y, muy especialmente, en el oriente venezolano, aunque la reciente apertura de las sucursales de Maracaibo y San Cristóbal demuestra que nuestras fronteras son las de Venezuela… por el momento.

Este año ustedes han cambiado el logo tradicional de Seguros Guayana por otro que se asemeja a una lagartija. ¿Por qué? ¿Cuál es su significado?

Es un animal incrustado en un pedazo de piedra y nacido de la fantasía de un joven creativo. Se podría decir que es una especie de petroglifo. También se podría asociar a elementos de gran fuerza, como las rocas graníticas del Macizo Guayanés o a elementos
ecológicos muy tradicionales de nuestras selvas. Pero no, nada de eso. La única intención fue la de dar un vuelco total a nuestra imagen. No hemos querido en absoluto dar la impresión de fortaleza. ¿Cuantas empresas, aquí y en cualquier parte del mundo, han vociferado por la prensa, radio y televisión que eran las más solventes y las más sólidas… y quebraron? ¿Quién asegura que el decir que soy bueno implica que lo sea de verdad? Si hay algo que queremos exteriorizar, es que somos distintos. ¿Mejores? No necesariamente. Pero definitivamente distintos. Si somos eficientes, si damos un buen
servicio o si respondemos prontamente a nuestros compromisos… pruébenos; sólo así se podrá saber si somos buenos. Si hay un mensaje en nuestro logo, éste es.

Para finalizar. Ustedes le han dado vida a su logo. Crearon una especie de lagarto que padece de todos los males y sufre todos los accidentes que uno quiere evitar ¿Qué animal representa?

Una seguana. Y todo lo que le pasa es un recordatorio de la necesidad de estar bien asegurado.

¿Una seguana? ¿Que bicho es este?

Es la mascota de Seguros Guayana.

¿Y tiene un nombre?

Sí, se llama Aristóteles.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s